Información

El CBD después de un ictus

aceite CBD para ictus


Los accidentes cerebrovasculares, comúnmente conocidos como ictus, son una de las principales causas mortales en todo el mundo, y son una fuente importante de debilitamiento neurológico y físico.
Algunos sobrevivientes de estos accidentes se recuperan completamente. mientras que otros se quedan sin poder hablar, caminar o cuidarse a sí mismos.

Actualmente hay pocos tratamientos disponibles después de que alguien haya sufrido un ataque cerebral, pero estudios recientes han demostrado que el aceite de CBD puede ofrecer beneficios a las personas que padecen esta afección.

Qué es un ictus

Un ictus es el resultado de un bloqueo del flujo sanguíneo hacia varias partes del cerebro. Al bloquearse el flujo de sangre, los nutrientes y oxígeno no pueden llegar a las células del cerebro, lo que daña a éste gravemente.

Si esto sucede durante unos minutos, las células del cerebro comienzan a morir y pueden causar problemas a largo plazo. Esta situación es una emergencia médica, y con frecuencia es fatal.

Si el flujo sanguíneo se restaura lo suficientemente rápido, se puede evitar un daño duradero.

Los pacientes que lo superan suelen tardar varios meses para recuperarse, dependiendo de lo grave que haya sido el accidente cerebrovascular y lo que se haya tardado en intervenir.

2 tipos de accidente cerebrovascular

tipos de ictus 1
  • Accidente cerebrovascular isquémico
    Esta es la forma más común de un ictus y es el que más se puede sobrevivir. En este caso, el ictus ocurre cuando se corta el flujo sanguíneo hacia las regiones del cerebro. Esto sucede si se acumulan coágulos de sangre o colesterol en las arterias cerebrales que riegan el cerebro. Cuando la arteria se bloquea, no puede fluir la sangre a la región que alimenta.
    En los 2 o 3 minutos siguientes, las neuronas se asfixian y mueren. Esta muerte celular es irreparable.
    Dependiendo de la región del cerebro afectada, se determinarán efectos secundarios distintos. Por ejemplo, pueden afectar la región del cerebro asociada con el habla, y perjudicar la capacidad de comunicarse del paciente.
    Algunas causas del ictus isquémico son:
    • Sobrepeso
    • Ingesta pesada de alcohol
    • Inactividad física
    • Consumo de drogas
    • Fibrilación auricular
    • Tabaquismo
    • Apnea del sueño obstructiva
    • Colesterol alto
    • Diabetes
    • Presión arterial alta
    • Enfermedad cardiovascular
  • Accidente cerebrovascular hemorrágico
    Este tipo de ictus es mucho más grave, implica que los vasos sanguíneos estallan en el cerebro. Este accidente suele ser casi siempre fatal.
    A medida que la sangre sale de la arteria explotada, no es capaz de alcanzar las células que alimenta, lo que hace que mueran.
    Algunas causas de un ictus hemorrágico:
    • Tabaquismo
    • Presión arterial alta
    • Anticoagulantes
    • Aneurismas (puntos débiles en las paredes arteriales)

Síntomas de un ictus

En estos tipos de accidentes, los síntomas previos pueden aparecer de distintas maneras. Dependiendo del grado de ictus que ocurra, se presentarán los siguientes síntomas más ligeros o muy severos:

  • Dificultad para hablar
  • Dificultad para entender a las personas
  • Debilidad, generalmente en un lado del cuerpo
  • Dolores de cabeza severos
  • Alteraciones de la visión
  • Parálisis de la cara, brazos o piernas
  • Dificultad para caminar

Una vez ocurrido el ictus, puede haber secuelas:

  • Debilidad de un lado del cuerpo
  • Dolor nervioso
  • Dificultad para tragar
  • Dificultad para hablar
  • Sensación de entumecimiento y hormigueo en las extremidades
  • Pérdida de la memoria
  • Cambios en el comportamiento y la capacidad de cuidado personal
  • Depresión
  • Cambios de humor y mayor sensibilidad

Qué aceite de CBD usar

El aceite de CBD aporta muchos beneficios para este tipo de accidentes. Principalmente, ofrece excelentes beneficios contra los efectos secundarios de un ataque cerebral. En segundo lugar, reduce las posibilidades de tener otro ictus en el futuro, y finalmente protege también contra gran parte del daño que se produce durante un ictus.

Los mejores aceites de CBD para esta afección son productos con una alta concentración de CBD, pero que contengan pequeñas cantidades de THC, junto con el aceite de espectro completo de terpenos y otros fitoquímicos.

En cambio, deben evitarse los aislados de CBD en personas que acaban de sufrir un ictus, porque no serán tan efectivas como las opciones de espectro completo.

Se recomienda el uso de aceite de cáñamo de alta calidad de espectro completo, estos están hechos con ingredientes de alta calidad, libres de pesticidas y adulterantes. Estos compuestos adicionales pueden agravar los síntomas de un ictus, por lo tanto, es mejor evitarlos.

Cómo ayuda el CBD después de un ictus

Los médicos se centran durante el seguimiento de un accidente cerebrovascular en distintos aspectos, entre ellos los que mencionaremos a continuación, los cuales el CBD es beneficioso:

Promueve la salud neuronal

Las neuronas dañadas son la causa de los efectos secundarios de un ataque cerebral. Cuando estas no obtienen el oxígeno o nutrientes, se dañan y pueden morir. Esto provoca daños neurológicos duraderos.

Después de sufrir uno de estos ataques, los pacientes han de enfocarse en trabajar en la salud general de las neuronas. El CBD es muy bueno para esto.

El CBD mejora la salud de las neuronas al apoyar el manejo de iones de calcio (necesario para que los nervios envíen impulsos eléctricos) y el metabolismo de las neuronas (cómo las neuronas generan energía para sobrevivir).

Resiste el daño oxidativo

Ya que las células necesitan oxígeno, cuando les falta, las células se dañan. Cuando esto ocurre, la célula dañada produce subproductos metabólicos tóxicos mientras trata de continuar haciendo su trabajo. Si estos compuestos tóxicos se acumulan durante demasiado tiempo, 2 a 3 minutos, pueden causar la muerte de las células.

Nuestro cuerpo usa algo llamado antioxidantes para atacar estos compuestos dañinos, estabilizándolos y evitando que causen daño al cuerpo.

El daño oxidativo es la característica dañina que perdura en el tiempo por un accidente cerebrovascular, por lo tanto es una de las principales áreas a tratar.

El CBD y los extractos de cáñamo de espectro completo tienen una alta concentración de estos antioxidantes que ayudan a proteger a las neuronas de los daños cuando estos compuestos tóxicos se acumulan.

Mejora el flujo sanguíneo al cerebro

El ictus isquémico está causado por un flujo de sangre deficiente, por lo que es necesario mejorar este flujo para prevenir cualquier daño adicional.

El CBD mejora el flujo de sangre al cerebro a través de su contenido de terpenos. Los terpenos son los compuestos volátiles contenidos en las plantas, responsables del sabor y el aroma.
El eucaliptol, el óxido de cariofileno y el borneol son algunos ejemplos de terpenos de cannabis que son beneficiosos para el flujo sanguíneo cerebral.

Disminución de la presión arterial alta

Este síntoma es una de las principales causas de ataque cerebral.

Después de un ictus, la presión arterial alta contínua puede aumentar dramáticamente las posibilidades de tener otro ataque.
Un ensayo clínico encontró que una dosis de 600 mg de CBD fue capaz de reducir mmHg de las puntuaciones de la presión arterial en reposo.

Conclusión

Dada la gravedad de estos ataques cerebrovasculares, el CBD proporciona unos beneficios muy apreciados para los pacientes que los han sufrido. Además, como hemos mencionado anteriormente, ya no sólo para la gente que ha sufrido esta afección, sino que para la gente propensa a sufrirlos, también es beneficioso.

En conclusión, la mayoría de los estudios sugieren el uso de aproximadamente 400 – 600 mg de CBD al día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.