Información

Principales diferencias entre la marihuana macho y la hembra

diferencias entre marihuana macho y hembra

Diferenciar una planta de marihuana macho de una hembra cuando ya están plenamente desarrolladas es muy fácil, ya que la planta macho produce unas flores muy flojas repletas de racimos de esporas y semillas, la hembra por el contrario nos presenta flores bien desarrolladas y densas sin esporas ni semillas.

Ahora el problema que todo cultivador enfrenta es saber diferenciar entre macho y hembra en el primer mes de desarrollo de las plantas. Ya que si entre nuestras plantas tenemos machos, estos polinizan a las hembras convirtiéndolas en hermafroditas parcialmente o por completo, arruinando las flores jugosas que esperamos sacar de ellas.

¿Cómo distinguir las principales diferencias entre marihuana macho y hembra?

A simple vista los dos sexos crecen iguales y no podemos ver diferencias entre ellos, pero poco a poco cuando vamos por la tercera semana de vegetación entrando en la cuarta que es cuando empieza la pre-floración, es cuando veremos muy clara la diferencia entre ellas.

En la junta del tallo con las ramas, y en las juntas de las ramas con las hojas, se irán desarrollando unas pequeñas vainas y estas al principio parecen iguales en el macho y la hembra. Desde dentro de las vainas empiezan a asomarse unos pistilos blanquecinos que ante los ojos inexpertos no hay diferencia alguna, pero si miramos en profundidad estos pistilos podremos diferenciar rápidamente los sexos.

Las plantas machos empiezan con unos pistilos lisos, sus vainas son más bien redonditas y estas empiezan a engordar y a producir semillas y polen. También podremos observar como estas vainas en las plantas macho tienen como forma de bolitas, estas vainas empiezan a transformarse en racimos de polen y semillas.

marihuana macho

En cambio, las plantas hembra a través de estas vainas que tienen una forma más oval y puntiaguda, empiezan a mostrar unos pistilos peludos que empiezan a reproducirse exponencialmente hasta empezar a generar la flor/cogollo.

El problema es decidirse a tiempo, ya que a veces no podemos ver la diferencia entre un macho y una hembra hasta que es muy tarde y los machos ya empezaron a soltar polen antes de generar sus semillas. Poniendo en riesgo a las hembras, pudiendo transformarlas en plantas hermafroditas parcial o completamente.

Como siempre, la experiencia hace al maestro y deberemos cometer errores de principiantes antes de ser expertos. Tener a mano tutoriales como este nos ahorrará mucho tiempo y dolores de cabeza. Pero aun así, hasta que no pongamos en práctica esta teoría, no veremos progreso en nuestros conocimientos y entendimiento del mundo del cultivo de cannabis.

Un consejo personal es que ante la duda, lo mejor es la extracción de esa planta que nos puede poner en riesgo toda la cosecha. 

También cabe destacar que aunque tengamos semillas feminizadas 100% , la naturaleza siempre es más fuerte, sobre todo con semillas de bancos de corta edad que aún no estabilizaron al 100% sus genéticas y puede que lleguemos a tener plantas hermafroditas y no por polinización externa, sino porque así salió la planta y estas son mucho más difíciles de distinguir hasta que es demasiado tarde.

 Así que lo recomendable es estar muy atentos a partir de la tercera semana de vegetación hasta bien entrado la etapa de prefloración e incluso en la de floración final. 

Ahora, no pienses que las plantas de cannabis macho son inútiles cuando no las cultivamos de forma industrial. Una vez que las retiramos de nuestro cultivo, siguen siendo útiles como alimento. Con sus hojas podemos hacer smoothies detox muy saludables y las semillas de cáñamo son ricas en omegas.

Esperamos que este artículo te sea de ayuda y puedas obtener una cosecha digna de campeones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *