Tutoriales

Como cultivar marihuana paso a paso

cultivar cannabis

La época favorita del año ha llegado para los amantes del cannabis, pero sabemos que no todos somos profesionales del cultivo. Es por esto que hoy queremos enseñarte como cultivar marihuana paso a paso y obtener un resultado de profesionales.

Al terminar de leer esta guia de cultivo, entenderás a tus plantas de cannabis como si fuesen tus propias hijas. Primero hay que tener claro que se puede cultivar marihuana en exterior e interior. Si quieres cultivar marihuana en exterior te saldrá un poco más económico ya que no debes gastar en bombillas artificiales, debido a que el sol es gratis (por ahora). Mientras que para cultivar cannabis en interior necesitas un armario de cultivo y unas bombillas especiales para cultivo de marihuana.

Independientemente del tipo de cultivo que elijas, esta guía te servirá. Ya que la única diferencia es que en exterior las plantas florecerán en cierta fecha debido a que los días se acortan y las noches se alarga, mientras que en interor nosotros controlaremos el ciclo de luz.

A continuación te diremos lo que debes hacer para conseguir un cultivar marihuana de manera perfecta, y te lo explicaremos paso a paso de la manera más sencilla posible.

Pasos para cultivar marihuana y conseguir unos cogollos fuera de este mundo.

  • Aprender cómo germinar semillas de marihuana.
  • Crecimiento de la planta.
  • Trasplante.
  • Prefloración.
  • Engorde de la planta.
  • Limpieza de las raíces.
  • Cortado y secado.
  • Curado de los cogollos.

1. Germinar las semillas de marihuana

germinar semilla marihuana
germinar semilla marihuana

A la hora de germinar semillas de marihuana, lo único que debes hacer es colocar un papel de cocina húmedo en un tupper y colocar las semillas que hayas escogido sobre el mismo, luego deberás cubrirlas con otro papel de cocina húmedo (Es importante que el papel esté húmedo y no mojado en exceso, sino las semillas se pudrirán), por ultimo debes cerrar el tupper.

Pasadas 48 horas, notarás que las semillas tienen una pequeña raíz, cuando notes esta pequeña radícula deberás pasarlas a una maceta pequeña para que empiecen a echar raíces en la tierra y salga la mini planta al a superficie con todo su vigor.

Una vez notes que la planta tiene un buen sistema de raíces y que haya crecido un poco , será hora de transplantarla a una maceta de 3 litros, para comenzar con el proceso de crecimiento.

2. Crecimiento de la planta de cannabis

Una vez hayas trasplantado tus plantas a la maceta de 3L, tendrán el espacio suficiente para comenzar a desarrollar mejor sus raíces a lo largo de un mes. Durante este tiempo deberemos darle agua de riego enriquecida con fertilizantes de crecimiento, los cuales son muy ricos en nitrógeno, un componente que le encanta a la planta cuando está en esta fase de crecimiento.

Es importante que los primeros días tengas cuidado con la dosis de fertilizante que le coloques al agua. Si el envase te recomienda colocar de 2 a 4 ml de fertilizante por litro de agua lo mejor es que coloques 2ml los primeros días del mes de crecimiento y 4 ml los últimos días de crecimiento

En cuanto al fotoperiodo durante la fase de crecimiento, es sencillo. Para exterior bastará con el ciclo natural del dia. Sin embargo, en cultivos de interior debemos intentar emular el sol en lo mejor posible, el cual es 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad.

La planta en interiores se quedará en la maceta de 3L durante 21 días. Sin embargo, en exterior la planta seguirá creciendo hasta que comience el verano y cada mes anterior a eso deberemos transplantar la planta a una maceta más grande, en el siguiente orden.

  • 1er mes: Maceta de 3L
  • 2do mes: Maceta de 7L
  • 3er mes: Maceta de 11L
  • 4to mes: Maceta de 30L

La maceta de 30 litros es la última que debemos utilizar 1 mes antes de que llegue el verano, otra opción que tienes es plantarla directamente en la tierra. Sin embargo no todos tenemos la oportunidad de tener alguna parcela por ahí.

3. Trasplante para floración

Este paso es diferente para ambos tipos de cultivo, empecemos por explicar qué hacer si decidiste cultivar marihuana en interior. Cuando comienza el verano o haya acabado la fase de crecimiento, debes pasar la planta a una maceta de floración.

Las plantas de cannabis necesitan espacio para ampliar sus raíces y abrir las ramas, esto lo hacen para que todas sus partes puedan tener espacio por igual. Si no las trasplantas a tiempo tu planta puede tener una caída de hojas muy temprana, lo que significa que tus cogollos no serán los más óptimos.

La maceta de floración debe ser del doble que la última maceta utilizada en la fase de crecimiento, ya que en la de interior siempre terminaremos usando una de 3L durante el crecimiento, para la floración pasaremos a una de 7L. En un cultivo de interior a parte de trasplantar, también deberemos cambiar la fase de luz, conocida como fotoperiodo.

  • Fase de crecimiento: 18 horas de luz 6 horas de oscuridad
  • Fase de floración: 12 horas de luz y 12 de oscuridad

Por otro lado, si hemos escogido hacer nuestro cultivo de cannabis en el exterior, el tamaño de la maceta deberá ser de 50L ya que en la la fase de crecimiento habremos acabado con una maceta de 30L.

En la fase de floración es importante que le aportamos un estimulador de floración a las plantas, esto para que comiencen a florecer lo antes posible y tengan un buena cantidad de brotes, este estimulador lo puedes combinar con un abono de crecimiento hasta que empiece la pre-floración.

4. Fase de pre-floración

Hoy en dia existen las semillas feminizadas, las cuales te aseguran que todas las plantas de marihuana que siembres en tu cultivo sean hembras. Sin embargo, si te has decidido por utilizar semillas regulares deberás prestar mucha atención.

Cuando comienza la fase de pre-floración de la marihuana, notaremos unos pequeños bultos en las bases de las ramas, estos son los que indican el sexo de la planta. Si ves que el pequeño bulto tiene dos pelos entonces la planta es hembra, de lo contrario si notas que estos bultos no tienen pistilo alguno entonces es que la planta es macho, lo que significa que debes sacarla del cultivo para que no polinice a tus hembras. Muchas personas optan por tirar a la basura el macho, sin embargo la marihuana macho tienen muchos beneficios que hemos explicado en otro de nuestros artículos, te invitamos a leerlo.

Una vez notes que la flor comienza a formarse, debes cambiar el fertilizante estimulador de crecimiento por un abono de floración y usarlo con tu estimulador de floración hasta que se formen las primeras flores.

5. Fase de floración de la marihuana

cultivar marihuana, fase de floración

La mejor manera de saber si nuestras plantas han entrado en su fase de floración, es cuando notemos que se comienzan a formar cúmulos de pistilos blancos. Con nuestro estimular de floración tendremos más cogollos, lo que significa que hay una mayor producción.

Para tener un mejor resultado te recomendamos usar el estimulador de floración con un abono de floración, dicho abono es mucho más rico en fósforo y potasio, lo que les encanta a las plantas durante esta fase. Una vez notes que la planta está llena de largas colas de pistilos será el momento de dejar de usar el estimulador y pasar a usar el fertilizante de floración junto con un buen aporte de azúcares, lo que le da más densidad y resina a nuestros cogollos.

6. Engordando los cogollos

Cuando llevemos 40 días, desde que cambiamos a estado de prefloración o mejor dicho entremos a los dos meses de verano (alrededor de los primeros de agosto), notarás que las plantas ya tienen unos cogollos bien formados, llenos de pelos blancos. Es aqui cuando la planta de marihuana empieza a engordar sus flores, para aumentar el chance de ser polinizadas, pero esto hace que consuma mucho fósforo y potasio.

Es por esto que necesitaremos un buen abono de engorde, con una concentración de PK alta, de entre el 0-50 a 0-30. Este abono se usa una vez a la semana y junto con tu abono de floración, la mejor forma de usar ambos es la siguiente.

  • Un riego con abono de floración + azúcares
  • Siguiente riego con abono de floración + abono de engorde
  • Siguiente riego con solo agua

Una vez notes que la planta no desarrolla mas cálices de flores, entonces será hora de comenzar con el lavado de raices

7. Limpieza de raíces

Cuando notes que la planta ya no hace pelos blancos y los existentes comienzan a tornarse de color marrón, es porque ha llegado el momento de lavar las raíces de la planta de marihuana, para así poder dejar la planta limpia de fertilizantes y poder cortarla. Hay muchas maneras de lavar las raíces de nuestra planta y en este paso es donde más deberemos adaptarnos a las situación que se nos presente.

Si quieres nuestro consejo de como lavar las raíces de la planta de marihuana ahi te va.

  • Opción 1: Si notas que tu planta chupa mucha agua, entonces metela en la bañera y riegalas de manera abundante con agua del grifo, hasta que el agua que salga por debajo de la maceta, esté limpia. Esto significa que el agua ha arrastrado la mayoría de fertilizantes que quedaban en el sustrato de nuestra planta.
  • Opción 2: Por otro lado, si tus plantas apenas chupan agua, lo mejor es que las riegues durante 10 días, solamente cuando notes que el sustrato está seco. Ya que si haces el lavado constante como a las plantas que chupan agua, corres con el riesgo de que tus raíces se pudran.
  • Consejo extra: Te recomendamos comprar un producto limpia raíces, el cual te facilitará la labor y reducirá el malgasto de agua.

El lavado de raíces permite que nuestras plantas queden casi libre de fertilizantes y esto le dará un mejor sabor a los cogollos, así cuando lo usemos, no notaremos ese picor en la garganta al fumar y además de que tendrás un producto de calidad.

8. Cortar y secar la marihuana

cortar cannabis
cortar cannabis

Una vez que tengamos la tierra seca luego del lavado (en caso de que nuestras plantas sean de la opción 1) o hayan pasado los 10 días de riego con agua sola para las plantas de la opción 2, llegará el momento más laborioso de cultivar marihuana y es que cortar los cogollos y secarlos toma tiempo, pero el resultado vale la pena.

Primero debes asegurarte de que la tijera que vayas a utilizar para cortar el cannabis esté bien seca, ya que de lo contrario la humedad puede quedarse dentro del tallo cortado y puedes correr el riesgo de que el mismo se te pudra.

Cuando la tierra de nuestras plantas este totalmente seca, deberás tomar una decisión. Puedes manicurar la planta, cortando las hojas y dejando solamente los cogollos, para posteriormente secarlas o cortar la planta así tal cual y secarla con hojas y todo. Esto dependerá mucho del sitio donde vayas a secar tus plantas de cannabis.

Si donde vives hay mucha humedad y frío por las noches, significa que las plantas se secarán muy despacio, si este fuese el caso lo mejor es podarlas completamente y dejar solo los cogollos, para acelerar el proceso.

De lo contrario, si vives en un lugar muy seco y caluroso, te recomendamos que dejes la planta con hojas y todo, ya que esto hará que la planta no pierda tanta humedad de manera súbita y podrás conservar un mejor sabor en tus cogollos.

Por último es escoger un lugar de secado óptimo, debe ser un sitio donde no pasen corrientes de aire, sea bastante oscuro y no haya un calor excesivo, ya que todos estos factores afecta la resina de nuestros cogollos. La mejor manera para secar marihuana de manera tradicional es colgar la planta entera boca abajo sea con ramas o sin ellas.

9. Curado de la marihuana

curado de marihuana
curado de los cogollos de marihuana

A lo largo de que nuestras plantas de cannabis se vayan secando, deberás ir vigilando cada tanto para ver como va el proceso de secado. Esto debido a que si las plantas se secan demasiado perderán totalmente su sabor, además de que no podremos curar los cogollos de marihuana.

El proceso de curado se base en hacer podrid la clorofila de la planta, para que pierda el color verde intenso y ese sabor a hoja que no deseamos, dejando solo el sabor de nuestras preciadas flores de cannabis.

Para curar la marihuana, debes esperar hasta el punto donde la planta se ve totalmente seca pero su tronco aún está algo húmedo, esto lo puedes ver doblando un poco el tronco, si este no cruje sino que se dobla, entonces el momento perfecto para meter los cogollos en un bote de cristal o una caja de madera y empezar el proceso de curado.

Lo mejor es que la metas en un lugar cerrado como una caja de manera para curar marihuana o un bote de cristal hermético. El tronco de nuestra planta aún tendrá un poco de humedad, la cual se esparcirá por todo el contenedor y nuestros cogollos la aprovecharán para tomar vida. La humedad lo que hará es podrir la clorofila, pero no te preocupes no será lo suficiente como para pudrir tu yerba.

Un consejo extra para saber si tus cogollos están demasiado húmedos, dejalos un dia dentro del bote de cristal o caja de madera, luego abrelo al dia siguiente y si notas que tus cogollos están como cuando recién cortaste la planta, es decir, demasiado blandos. Lo mejor es que los saques del bote y los airees un poco hasta que se vuelva a secar un poco mas, maximo dos dias.

Por otro lado si la hierba está blanda pero no tanto como cuando la cortaste, solo deberás airearla 5 minutos y cerrar el bote de nuevo. Si notas que tus cogollos huelen un poco raro, no te asustes, con el pasar del tiempo la hierba irá ganando su olor característico.

Lo último que debes hacer es abrir el bote 5 minutos todos los días, hasta que llegue el momento donde toques los cogollos y estén crujientes de nuevo. Por lo general el proceso de curado dura 10 días, despues de esto tus cogollos estarán listos para ser usados.

Si te han quedado dudas sobre cmo cultivar marihuana, no dudes en dejarla en los comentarios. Estaremos encantados de ayudarte, feliz cultivo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.